Más de 70 personas han participado en el proceso para el diseño y elaboración de la Estrategia de Desarrollo Local Participativo Leader 2014-2020 que el Grupo de Desarrollo Rural del Poniente Granadino está impulsando en su territorio.

El proceso de planificación estratégica que está desarrollando el GDR de cara a este nuevo marco de programación se produce justo después de que la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural reconociera al Poniente como Grupo Candidato para el nuevo período concediéndole la cantidad de 130.000 euros en concepto de Ayuda Preparatoria prevista dentro de la submedida 19.1 del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020, cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural ( 90% FEADER) de la Unión Europea  y la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo rural de la Junta de Andalucía (10%).

El fin de esta ayuda es planificar e implementar un proceso participativo de cara al diseño final de la Estrategia de Desarrollo Local con la que el GDR concurrirá a solicitar los fondos del futuro marco 2014-2020, que será de algo más de 5 millones de euros.

Desde entonces, el Poniente ha celebrado seis mesas participativas y ha entrevistado a 11 personas clave en el territorio. En total, se han recogido 525 aportaciones que se plasmarán en el plan estratégico del Grupo, documento que definirá los proyectos a impulsar en este nuevo marco de ayudas.

Este proceso de planificación estratégica está dando sus primeros resultados con multitud y enriquecedoras aportaciones por lo que se anima a la población, entidades, empresas y agentes del territorio a seguir participando en los diferentes espacios y mecanismos que se están llevando a cabo.

También se está trabajando en la difusión y comunicación del proceso para darlo a conocer. A modo de ejemplo, ya se han generado noticias en los medios de comunicación, la web del GDR www.ponientegranadino.org y en redes sociales.

Enfoque LEADER

Es el momento de que la población, entidades, empresas y agentes del territorio pongan a disposición del desarrollo rural sus capacidades y competencias para abordar la estrategia que consideran que responderá mejor a los retos y necesidades de mejora de la calidad de vida en el territorio, partiendo de los recursos endógenos y de su diversidad cultural, medioambiental, económica y social, así como intentando representar la realidad del territorio con una muestra lo más diversa posible escuchando y apoyando todas las voces (también mujeres, jóvenes, diversos sectores productivos etc). Cuando esto se produce, se habla del enfoque LEADER que surge “desde abajo hacia arriba”.