Con 148.000 euros de inversión, el Ayuntamiento está mejorado un circuito natural y patrimonial que recorren cada fin de semana casi un millar de personas

Cerca de un millar de personas recorren cada fin de semana la Ruta del Gollizno, un circuito natural y patrimonial de gran valor medioambiental e histórico que está homologado por la Junta de Andalucía desde 2013 y que se ha convertido en los últimos años en objeto de los paquetes de turismo activo de agencias y operadores de todo el país.

Dada la popularidad de la ruta, el Ayuntamiento de los Pueblos de Moclín está invirtiendo actualmente 148.000 euros procedentes de un PFEA especial para “hacer más cómodo y dotar de más servicios a este hermoso camino, que ya es uno de los productos turísticos más conocidos y demandados en el municipio”, indica el concejal de Turismo y Deportes, Carlos Lucena. Según Lucena, la actuación, que concluirá en breve, ha incluido la construcción de cuatro miradores y nuevas zonas de descanso para el senderista, que además se encontrará en la nueva temporada, esta primavera, con un camino más cómodo y accesible, sobre todo en los tramos de mayor pendiente, a los que se está dotando de peldaños de madera. Pese al comienzo de la obra, el sendero se puede visitar con normalidad y, de hecho, ya son varios los grupos de visitantes que han concretado excursiones por la ruta coincidiendo con la Semana Santa.

Del neolítico a la época nazarí

En la actualidad la Ruta del Gollizno es todo un referente para clubes senderistas, que encuentran en ella un interesante camino de entre 9 y 10 kilómetros para adentrarse en el espectacular entorno ambiental del río Velillos, conocer las impresionantes pinturas rupestres de Corcuela o descubrir la riqueza patrimonial de las atalayas y murallas que se reparten entre Olivares y Moclín. “Dada la creciente afluencia de personas a la ruta, que está de moda, consideramos prioritario hacerla aún más atractiva al visitante, para que la pueda disfrutar plenamente”, apunta Lucena, que recuerda que ya en 2015 se inició la promoción del trayecto con la creación del ‘Centro de Información, Identidad Cultural y Paisajística ‘Pueblos de Moclin’, precisamente instalado al inicio de este bello camino.

La ruta del Gollizno es un paseo circular que en Olivares ofrece el descenso hasta el valle del río Velillos, donde se puede disfrutar de la ‘garganta’ natural de los Tajos de la Hoz, la antigua Presa de la Luz o el puente colgante. Ya en la localidad de Moclín, la ruta se adentra en la Fuente de la Corcuela, donde se localizan las pinturas rupestres del Neolítico repartidas en cuevas como el Abrigo de Corcuela, la Cueva de la Araña, la Cueva de las Vereas o Cueva de Malalmuerzo. Destaca también en esta popular ruta senderista la herencia hispanomusulmana, que muestra cómo el papel del sistema de atalayas, murallas y fortalezas fue fundamental en la defensa del Reino de Granada. “La singularidad de esta ruta, de las más conocidas de Andalucía, es las muchas cosas que muestra en apenas diez kilómetros, puesto que lo mismo ves el Pósito del Pan y la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación -con el venerado ‘Lienzo del Cristo del Paño’- que te adentras en Tózar para conocer las veredas y cuevas del Bandolero ‘Parrón’”, destaca el concejal.