• Reclaman más medidas de conciliación, eliminación de trabas burocráticas para impulsar proyectos empresariales, acceder a los recursos formativos y contar con servicios básicos de calidad, entre otros aspectos.

Con motivo del Día Mundial de las Mujeres Rurales, la Red Andaluza de Desarrollo Rural (ARA) publica un conjunto de entrevistas a presidentas de los Grupos de Desarrollo Rural de Andalucía en las que abordan la situación de las mujeres en las zonas rurales.  La información está disponible en la web www.andaluciarural.org.

El objetivo de esta iniciativa es visibilizar el trabajo y saber hacer de las mujeres rurales al frente de cargos de responsabilidad a fin de que la sociedad en general, conozca y reconozca el esfuerzo y la implicación que las mujeres rurales tienen con su territorio ya que sin ellas nuestra sociedad no habría experimentado cambios hacia un espacio más justo y equilibrado.

 Las entrevistadas son: Rosario Andújar Torrejón, presidenta de ARA, Mª Dolores Varo Malia, presidenta del GDR Litoral de la Janda (Cádiz), Mª Carmen Collado Jiménez, presidenta del GDR Campiña de Jerez (Cádiz), Lola Herrera Medina, presidenta del GDR Andévalo Occidental de Huelva, Isabel Uceda Cantero, presidenta del GDR Campiña Norte de Jaén, Mercedes Montero Frías, presidenta del GDR Nororma (Málaga), Manuela Cabello González, presidenta del GDR Aljarafe Doñana (Sevilla) y Francisca Carmona Alcántara, presidenta de la Mancomunidad de municipios de la Campiña Sur Cordobesa.

En total, se han entrevistado a 8 mujeres responsables de los Grupos de Desarrollo y/o que forman parte de la Junta Directiva de la Asociación. Las entrevistadas coinciden en señalar que la “participación de las mujeres rurales es fundamental en los espacios de poder donde se adoptan decisiones”.

La presidenta de ARA y alcaldesa de Osuna (Sevilla), Rosario Andújar Torrejón afirma que  “es imprescindible que las mujeres estén presentes en todos los espacios de poder donde se adoptan decisiones” ya que ésta siempre ha estado relegada a un espacio privado. Es más -continúa- la paridad debe darse en todos los organismos para garantizar la participación de las mujeres en el mundo rural. Y añade que “la educación y la formación son la solución para que ésta llegue a todos los ámbitos y espacios donde se toman decisiones”.

En la actualidad, 21 de los 52 Grupos de Desarrollo Rural están presididos o dirigidos por mujeres.

Las entrevistadas constatan que los obstáculos que sufren las mujeres en las zonas rurales son mayores porque sobre éstas pesan unos roles -asignados tradicionalmente- como son las cargas familiares”.  Así lo cree la presidenta del GDR Campiña Norte de Jaén, Isabel Uceda Cantero para quien “las mujeres en el mundo rural siguen soportando, en muchos casos, la doble jornada laboral”. Es por ello –añade- que los poderes públicos deben seguir apostando por políticas públicas de conciliación y no discriminación.

Estas políticas deben ir acompañadas -según la presidenta de la Mancomunidad de municipios de la Campiña Sur de Córdoba, Francisca Carmona de una importante labor de concienciación desde edad temprana a fin de evitar los estereotipos y barreras sexistas.

Más de 2,2 millones de mujeres viven en municipios rurales lo que supone casi la mita de la población rural andaluza. Su importancia viene justificada no sólo por las cifras sino porque también son “pieza clave “ en el desarrollo de los territorios rurales ya que afianzan la población y evitan el abandono de los pueblos reflexiona Andújar. A lo que Carmona añade que “las mujeres aportan mucho a la economía y desarrollo de los territorios rurales”.

 No obstante,  y a pesar de su importancia estratégica, los números demuestran que las mujeres tienen mayor dificultad no sólo para acceder al empleo sino también para llevar a cabo proyectos emprendedores. En el caso de la mujer rural esta situación se agrava. “Lo que demandan las mujeres rurales son políticas y actuaciones que ofrezcan posibilidades reales para poder mejorar su participación en la actividad económica y social” sostiene la presidenta del GDR Aljarafe Doñana, Manuela Cabello González.

La presidenta de este Grupo de Desarrollo sevillano lo tiene claro: “ Hay que eliminar las trabas administrativas y financieras que impiden el acceso de las mujeres, y también de la juventud, a los recursos económicos que se destinan a los territorios rurales a través de los Grupos de Desarrollo Rural”.

Tanto es así que el GDR ha tomado buena nota de ello y está fomentando la participación de las mujeres en sus órganos de gobierno  a través de “la eliminación de la cuota de inscripción y la reducción de la cuota anual de socio, que esperamos sirvan para que las asociación de mujeres o pequeñas empresarias de la comarca se impliquen como socias”.

Una de las propuestas más repetidas por las entrevistas se refiere a la creación de una mesa comarcal o incluso un observatorio territorial de género. Iniciativas que defienden las presidentas de Nororma en Málaga y Andévalo Occidental de Huelva (ADRAO), Mercedes Montero Frías y Lola Herrera Medina, respectivamente.

Para la presidenta del GDR de Nororma es imprescindible mejorar el acceso de la mujer rural al mercado laboral y a la formación. Montero Frías destaca el alto grado de participación de las mujeres de la comarca en la elaboración del Plan Estratégico Comarcal del territorio para 2014-2020.

Por su parte, la presidenta de ADRAO se muestra tajante: ”A las mujeres rurales nos debería de diferenciar de las urbanas tan sólo el paisaje que nos rodea, no las oportunidades ni los recursos”. Herrera Medina reconoce que “las mujeres rurales sufren una doble discriminación pero no es menos cierto que se trabaja para que esas diferencias sean menos apreciables”.

Mª Dolores Varo Malia, presidenta del GDR Litoral de la Janda (Cádiz) propone “un replanteamiento de las políticas y actuaciones de género a fin de que las mujeres dejen de ser receptoras de los programas de desarrollo rural”.

Varo Malia comparte con el resto de compañeras que la formación es básica para ofrecer las mismas oportunidades a hombres y mujeres y que de esta manera, las mujeres lideren el cambio.“Las mujeres que han estudiado mejoran el entorno y la sociedad en la que viven, contribuyen en la economía y ayudan a cambiar los estereotipos de género”.

También en la provincia de Cádiz, la presidenta del GDR Campiña de Jerez, Mª Carmen Collado Jiménez explica que“las mujeres rurales deben contar con una mayor dotación de servicios públicos de calidad similar a las del medio urbano. Una vez cubierto esto, como siguientes pasos fundamentales estaría seguir avanzando en la coordinación colectiva que haga fuerza para poder conciliar, mejorar la cualificación y empleabilidad, el emprendimiento, el empoderamiento etc.

Collado Jiménez destaca el papel del Grupo de Desarrollo Rural en el fomento del tejido asociativo de las mujeres.